Páginas vistas en total

miércoles, 29 de agosto de 2007

LA LEY DEL COSMOS



Creo en la forma en que miras cada detalle. Como diseccionas las cosas y le das otro color, mas brillante y claro. Me haces sentir que nada esta perdido, porque cuando pierdes encuentras mil maneras de seguir adelante.La derrota solo es una percepción de la mente.Una autoexigencia que te hace débil, pequeñito, lloroso, y lamentable. Es tener a tu dictador personal señalando todo lo que haces mal, mientras sabes que eso no es así, que cada tropezón es un esfuerzo para que veas que es lo que te ha hecho caer, para que a la próxima la caída no sea tan dura, por lo menos que te duela menos y levantarte de nuevo porque el camino esta deseando que lo andes. Te esperan cosas increíbles si deseas que ocurran. Nada sera como pensabas pero tu imaginación pondrá en marcha el mecanismo necesario que haga que el Universo conspire a tu favor.Y si el hace eso, cómo tu no crees q te lo mereces. Es la ley del cosmos. Aplicatela¡¡¡¡¡¡¡¡

domingo, 26 de agosto de 2007

El hijo de la luna



Estábamos a finales de agosto. Yo había empezado a trabajar y parecía que no me había ido nunca de aquel lugar. Cada noche la misma historia con distinto publico. Todos acabaron rendidos al espectáculo y yo en el ultimo número salí despedido de las manos de Irán y Alvarito y besé el suelo. Sentí vergüenza, algo raro en mi, mezcla de horror y estupidez, no sé bien pero pude levantarme pero mi cara lo decía todo. No podía sonreír, en aquel momento se me olvidó como se hacia. Seguí bailando, pero nada era igual.


Recogí mis cosas del camerino entre enfadado y aturdido, no quería mirar a nadie, pero mis ojos se clavaron en Alvarito. Le eché la culpa de haberme lanzado al infinito, por estar a su puta bola y dejarme en tierra de nadie. En fin ya estaba andando hacia mi casa por la calle preciados, luego carretas, la calle lavapies y empecé a serenarme y a pensar que hacia mucho tiempo que no andaba por esas calles, por lo menos mas de un mes y me vino a la memoria la cantidad de noches que había pasado por allí, tan solito, a veces también acompañado. Miraba los edificios como buscando algo, quizás esa parte mía tan intuitiva, donde estaría, seguía conmigo o se había transformado. Me daba vueltas la cabeza, estaba sacando los recuerdos a pasear a mi lado.


Llegue a casa y olía a limpio. Es aquel ambientador de lavanda que tanto me gusta, que me tranquiliza, que me devuelve a mi ser, y me sentí tonto por ese estado mio de lamentarme por haberme caído. Fué una cosa fortuita pero le dije a mi capitán de baile que se buscaran a otro para levantar, que yo no iba a estar con la intriga de que como iba a salir cada noche , que no dependía de mi sino de las fuerzas de mis compañeros.


Me acosté en la cama y cerré la luz. No baje la persiana porque la luna me visitaba esa noche y yo la veía desde allí. La miré y ella me observaba desde su rincón preferido, estaba tan radiante,tan redonda, con esa luz que pocas noches tiene y me sentí que me cuidaba, que me daba toda la protección que necesitaba como si fuera una madre y yo el hijo de la luna.

jueves, 23 de agosto de 2007

EL MAESTRO


La vuelta no fue tan mala como pensaba en el viaje de vuelta a la rutina, quizás ya no me preocupaba tanto por las cosas que antes me afectaban, como los dichosos cambios que el maestro siempre hacia en cada comienzo de ciclo. Este año eramos más, eso se notaba en aquel lugar y en la energía que nos rodeaba. La gente más joven estaba preocupada por tener la mejor posición y los antiguos por mantenerla, sus caras reflejaban ese estado de incertidumbre, porque el maestro siempre hace lo que le da la gana, es su empresa y hace de su producto lo que mejor le conviene. El estaba preocupado también, sabia que había mas ofertas en el mercado pero su arrogancia le hacia afirmar que él era el mejor y que no tenia ninguna competencia.



Yo estaba allí con mi ropa cómoda, y mi sonrisa fingida ante las miradas de la gente. No quería competir, me lo he trabajado mucho como para tener que estar todo el rato demostrando que puedo seguir haciéndolo, que valgo para ello, pero eso ya lo sé. No sólo valgo sino que a mi edad puedo hacer mas cosas que cualquier niñato, pero también soy consciente de mis limitaciones y tampoco soy un adonis que van a colocar en primera linea, pero con todo el tiempo que llevo aquí eso a pasado a un segundo nivel.



Sinceramente todo el tiempo dedicado esta mal pagado porque pasamos muchas horas allí dentro, esto no es un trampolin hacia el cielo mas azul. Es un trabajo como cualquier otro en los que tienes una recompensa emocional, pero que tus sentimientos viajan desde la luz hasta la oscuridad más absoluta, haces lo que siempre quisiste hacer, pero eso no significa renunciar a tu propia identidad en pro de un sueño que es mas de unos que de otros.



Por eso estaba mas tranquilo que nunca. No se trata de como bailo sino de como me ve el maestro y si soy apto para desempeñar las funciones que su cabecita ordene. No le culpo, nadie es culpable. Yo ya lo sé y sigo aquí porque quiero subirme a su mundo, formar parte de su idea, soy su transmisor, pero no soy su muñeco, ni su pieza de ajedrez.



Los cambios aunque no los comprendamos nos ayudan a adentrarnos en otro camino de aprendizaje, ni bueno ni malo. Sé que este año es diferente, porque nosotros ya no somos los mismos. Viajamos en el presente hacia adelante y nada volverá a ser lo que fué.



¡¡¡¡¡¡Qué alivio y qué buen rollo¡¡¡¡¡¡¡

lunes, 20 de agosto de 2007

UN REGALO INESPERADO


La soledad es un estado de animo que te hace instalarte en la melancolía y resalta en tu vida las cosas que parecen que no tienes y que los demás si. Se acercó el verano y seguía solo. Empecé a tener sueños en los que abrazaba a personas que no conocía y me levantaba llorando con la sensacion que no conocía el amor y eso no me hacia sentir bien porque no era cierto. Tenía mucha gente alrededor que me quería como hijo, amigo, hermano, primo, fans, pero no la palabra amor en mayúsculas. Esa que aparece en las películas americanas con la música de fondo y todo ese rollo y sentí que algo tenía que estar haciendo mal para que todo lo que emitiera rebotara de nuevo en mi cara.

Víctor era joven. Tenía 23 años y una picardía en los ojos que me resultaba interesante, no era el típico chico que años atrás me hubiera fijado, pero me sentí atraído por algo que me transmitía y que no lograba descifrar. Noté su mirada en mi nuca y cuando me dí la vuelta lo tenia de frente, no sabia que decir en ese momento. Le miré y se esbozó en mi cara una sonrisa que el me respondió en seguida. Me alejé de él para hablar con mis amigos pero no podía evitar mirarle de vez en cuando, me sentía intrigado.

Respiré hondo consiguiendo acercarme nuevamente a él, y esta vez, nos besamos como si el resto del mundo no estuviera presente. En ese momento mi corazón latía muy fuerte, como una sorpresa que no te esperas, como un regalo inesperado y me dejé querer tanto como mi corazón deseaba en aquel instante. Sabía que era una historia de días. Yo sólo iba a estar en aquella ciudad muy poco tiempo pero suficiente para comenzar mi nueva andadura con una energía renovada. Sólo quería demostrarme que el amor era posible en esa ciudad diminuta y si lo conseguía estaba claro que a mi vuelta a la gran ciudad iba a conquistar lo que iba persiguiendo desde hacia bastante tiempo. Un buen amor verdadero, sano y recíproco.

miércoles, 15 de agosto de 2007

UN AMOR DE BIENVENIDA


Mis ojos se abrieron lentamente. No sabía donde estaba. Sólo intuía que estaba tumbado en algún sitio, no tenía frio, pero tampoco otra sensacion, donde me hayaba y por que no recordaba nada. Era ese el final, había muerto o sólo estaba en otra dimensión. Quise moverme, pero no tenia energía para nada, moví la cabeza hacia la derecha y lo primero que ví fue ese color oscuro que estaba junto a mi, era un liquido que salía como del cuello, eso era evidente, quise levantarme un poco como si de un niño perezoso se tratara y lo que vi y sentí me llenó de una extrema emoción.
Pronto supe que no estaba allí por casualidad, la calle aun estaba oscura, como guardando un secreto de la mas alta confiabilidad. Aquellas paredes de piedra parecían abrazarme a una historia repetida y vivida hasta la saciedad, era todo tan familiar, tan cercano, tan brillante en esa atmósfera que empapaba mi cuerpo. Seguía tumbado y estaba intranquilo y de repente le vi claramente acercarse a mi. Se arrodillo y puso su mano en mi corazón, y vi sus ojos negros mirarme como nadie me había mirado antes, con esos labios manchados de algo que no distinguía, que no podía descifrar, pero sabia que no podía rechazar, no en esta situación, y sus labios rozaron los mios en ese momento, como susurrandome amor por todos los lados de su cuerpo y mi boca se abrió pidiendo su aliento, lo necesitaba tanto, estaba tan cegado por el desamor y el rencor, que no tenia nada que perder. Me levantó del suelo y me vi desnudo, que hago así, no sentía ningún pudor, mi cuerpo estaba libre de prejuicios y solamente me embriagaba el deseo y la lujuria.
El me envolvió en sus brazos, dandome todo lo que necesitaba en ese momento, que no era poco. Parecíamos estar solos en aquel lugar tan extraño, nada se movía y no había nadie, cómo había llegado hasta aquí, tampoco me importaba. El no me hablaba, sólo me tocaba donde yo mas deseaba, parecía que nos comunicamos a través de las miradas. El me entendía y yo estaba allí para presenciarlo todo, cada detalle se iba quedando en mis retinas, poco importaba si estaba vivo o muerto, lo estaba viviendo en este momento, no era sólo placer sino todos los sentidos expuestos, un amor de bienvenida con todo incluido, el sexo mas salvaje con un sentimiento tan profundo como un océano sin fin. Me lo merecía, no tenia ni la menor duda, lo había pedido tantas veces, que no era raro que se estuviera cumpliendo.

domingo, 12 de agosto de 2007

EL MUNDO NO PARA


El mundo no para
todo va tan deprisa
nadie se mira a los ojos
la tristeza es nuestra amiga

los temores y los miedos
nos asustan paralizan
es que las cosas malas
pasan tan seguidas


vuelo alrededor de sol
caigo en tu corazón
si me amas si me abrazas
habrá esperanza
Cambia todo de color
hay mas vida en tu interior
si confías ahora
hayaras la salida


Los milagros que esperabas
se esfuman se hacen trizas
y perjuras en vano
nada haces por el cambio

Mirate que ves
solo un hombre fracasado
y la dicha se va lejos
solo si sales del pasado

Vuelo alrededor del sol...

jueves, 9 de agosto de 2007

El yo sumergido


Me adentré mar adentro, estaba muy aburrido de la orilla, nunca pasaba nada, todo era trabajo y una monotonía constante. De repente estaba en esa playa vacía, con el sol ardiendo en mi cabeza, y ese agua que me llamaba para sumergirme. Estaba vestido y empecé a desnudarme, la camisa blanca se despego de mi espalda rápidamente y después el pantalón azul de siempre y sentí el agua fresca por la cintura y no me dio miedo. A cada paso tenía mas seguridad, como si aquel medio fuera el mio de toda la vida, no lo pensé mucho, creo que no se me paso nada por la cabeza, ningún recuerdo de la infancia, ni de mi juventud, sólo la idea de conocer otro mundo, de respirar otro aire. Me cubría el agua, no tocaba pie al fondo, me entro sensacion de agobio, no te puedo mentir, era como si no pudiera respirar, metí la cabeza en el agua y me vi sumergido en aquel mar y mis ojos querían verlo todo y tenia presión en el pecho, pero no quería subir a la superficie, mi corazón latía muy fuerte, y el agobio aumentaba, pero seguí sin querer salir, no había vuelta atrás: Estaba todo decidido.
En un segundo todo se volvió silencioso, pero el agobio había desaparecido, como un mal dolor de estomago que sin saber por qué desaparece. Estaba tan ligero, que mi cuerpo empezó a nadar hacia lo mas profundo y veía aquellos peces de colores mover sus colas y aquellas medusas que antes me asustaban en los documentales de La 2, se volvían translúcidas y delicadas, yo me acerqué y bailaba con ellas, las tocaba y no había dolor, y eso me hizo bucear mas allá de los primeros corales y había bastantes corrientes de mar, con su mezcla de agua fría y caliente y sabia que ya me encontraba muy lejos de la orilla porque empecé a ver a delfines que me miraban, que me hablaban pero que yo parecía comprender. Me hablaron de cuando mi padre me pegaba de pequeño , yo no lo recordaba, no entendía porque ellos sabían de mi infancia, de aquel padre autoritario que con cada paliza se arrancaba sus propios fracasos, yo no entendía bien, pero ellos insistían que aquello definió mi personalidad y me volví muy agresivo con mis propios sentimientos, que permití que creciera en mi un ser, aun peor que mi padre, que me atormentaba por cada sentimiento bueno que tenía. No quise escucharlos, estaba en medio del mar disfrutando de la experiencia, no quería recordar nada de aquello y me aleje con todas mis fuerzas. Mis ojos se abrieron al descubrir a ese ser maravilloso que flotaba delante mio. Era una sirena, sin lugar a dudas, que me cantó melodías que parecían expresar que el amor es una sensacion que no se puede agotar, cada nota era una visión de mi propia visión del amor, pero no lo había aprovechado bien, cada relacion se convirtió en una prisión sin escapatoria, en vez de compartir los momentos, quería que todo pasara deprisa, que lo siguiente era mejor que lo de ahora, y eso no era verdad. Ella me tomo de la mano y yo sentí un amor profundo y sabia que me había equivocado, que cuando engañe a Marta lo hice porque no quería comprometerme,porque pensaba que ese sentimiento me impediría ser feliz.Fuí tan tonto, que no sabia que decir pero
aquello me apenó. La sirena me miró a los ojos y todo aquel dolor desapareció y me dijo:"Lo importante de la lección es que cada vez lo hagas mejor y eso solo puede hacerse a través de la experiencia.Si eres bueno contigo mismo lo serás con los demás".Aquella frase me lleno de paz,y avancé mas profundo hacia una oscuridad total y quise mirar atrás, pero ya sabia que el regreso no era posible.
Aparecieron dos enormes seres que no supe distinguir, nunca había visto nada parecido,ni siquiera por la television.Sus bocas eran enormes, llenas de dientes muy afilados, con la cabeza grande y dos branquias grandes que dejaban un liquido oscuro tras de sí. El sentimiento que emanaban no era agradable, quise escapar de ellos, pero me quedé paralizado,no podía avanzar,ni siguiera un poco.Lo primero que me vino a la cabeza es la sensacion de soledad, aquella que sentía antes de sumergirme en estas aguas y que ahora volvia a sentir, ellos afirmaban que mi soledad era producto de mis propias elecciones de vida, pero ellos que podían saber de el por qué. No me conocían por dentro y me di cuenta que esa soledad era como un cuchillo afilado que me atravesaba.Echaba la culpa a los factores de mi vida, que si la gente no me quería no era por mi, sino por ellos,y en realidad era todo lo contrario. Mi mal humor me había separado de todo lo que anhelaba, de una convivencia con Ana, del mundo que yo en realidad deseaba. Ellos me dijeron que la vida es sólo un viaje de enseñanzas y que no todo se debe aprender a traves del dolor, que solo pasa eso cuando no aplicas la practica y que estábamos condenados a despertar a un mundo mejor donde ser feliz era posible,y que la vida te da la opción de levantarte y pensar que los días son diferentes si verdaderamente tienes esa fe.
Aquella revelación me hizo sentirme elevado y con mucha energía, tanta que me hizo salir de aquellas aguas y volar disparado hacia el cielo azul,y allí algo me llamaba dandome la bienvenida y quise descubrirlo.

martes, 7 de agosto de 2007

El mar de la intuicion



Me levanté temprano. Tenia ganas de hacer muchas cosas, llevaba un tiempo perdido en la monotonía, nada me interesaba y todo era de un mismo color. Vivía solo, pero no estaba aislado del mundo, tenia un trabajo en el que me relacionaba con mucha gente y mis amigos, aunque pocos,eran fieles y en cualquier momento sabia que podía contar con ellos.
Yo necesitaba más que eso, mi ultima relación había sido un desastre total, me abandonó al mes de conocerme.Todo se movía por un deseo intenso de follar y estar unidos pero no de la forma que yo deseaba.Yo quería una relación estable, tenía esa idea heredada de mis padres que el amor de pareja debe ser para siempre, así que en cada relación pensaba que iba ser la definitiva con toda la carga que supone eso.
Roberto no quería comprometerse y el miedo a anclarse en la pareja le ponía siempre muy nervioso, yo le miraba intensamente, porque temo a perderme los detalles, quiero estar alerta, descubrirlo todo, pero la mayoría de las cosas no pasan cuando no estas abierto a ello, cuando no crees que te lo mereces y que vas a aprender. Yo,durante algún tiempo,estaba perdido en lo que la otra persona necesitaba, mas que en mis propios deseos y apetencias. Roberto lo sabia y se aprovecho de ello al máximo, no solo me dejo con ganas de mas sino que el miedo a algo mayor le hizo huir como si estuviera en peligro.
Durante algún tiempo todo se volvió gris y oscuro en algunas ocasiones. Perdí un poco la seguridad que antes derrochaba, pero me di cuenta que la culpa de todo no era el sino yo.Las circunstancias cambian, eso esta claro, pero otra cosa es que tu te dejes cambiar por ellas.Decidí que ese día no iba a ser como el otro, porque yo tenia una mentalidad distinta y las cosas aunque iguales podían afectarme de diferente forma, tenia todas las herramientas para ello.
El presente es como la semilla en la tierra que al regarla florece,y eso me vino a la mente como si estuviera nadando en un mar de la intuición, es decir,como si de repente viera un faro con una inmensa luz que me dijera:"por aquí ,por aquí¡¡¡¡¡¡".

Vacaciones en Roma



La compañía era perfecta, rubia, alta, guapa, con talento de sobra para moverse y hablar en el idioma nativo de aquella tremenda ciudad.Yo lo sabia desde que la ví, no había ninguna duda,ni siquiera una pequeña que me hiciera dudar.Deseaba el viaje, como un caminar hacia las profundidades del alma,visitarlo todo y dejarme atraer por cada piedra de su historia y de sus gentes.Ella estuvo allí,y yo también,dos almas perdidas buscando milagros en nuestra historia personal y de repente todo se materializó.
Caminamos con nuestras maletas por la estación termini hacia La griffe, un hotel oscuro, de diseño, remodelado para clientela extranjera, de trato personalizado y un recepcionista con ganas de salir de aquella Roma conservadora y católica.Dejamos las maletas en la fría habitación,con el aire acondicionado a tope y una sensacion de estar a mas de mil kilómetros de ese Madrid tan extraño.
Mi primera visión fue la Fontana de Trevi,que pequeña me parecía, no sé, creía que me iba a transportar a otro lugar,pero en realidad ya lo estaba,y la miraba diciendo dame más, dame tu sabiduría, tu pasar del tiempo,tan quieta, tan cotilla. Mariola y yo empezamos a hacernos fotos,una tras otra,con mi cámara, con la suya, poco importaba la fuente, solo salir nosotros y decir por fin estamos aquí,y va a ser como queramos que sea, porque no tenemos nada planeado y porque ambos necesitamos sacar lo mejor de nosotros.Sabíamos que íbamos a volver otro día a la fuente, así que no tiramos las monedas y nos dirigimos a una cafetería, con nuestro mapa y nuestra guia con lo mejor que hay que ver,comer y hacer en Roma.
Pronto descubrimos que llevar mapa y no llevarlo era igual,porque aquel papel no servía para nada, algunas calles no venían y otras estaban en posición diferente a lo que indicaba.Nos volvimos locos con eso,pero en realidad nos parecía divertido, nos perdimos muchas veces y algunas calles podían ser de cualquier otra ciudad, vimos muchas iglesias, en casi todas había o misa o un coro cantando. La mayoría de las iglesias eran muy bonitas, pero como en España, supongo que hay cosas que no cambian de un país a otro. Nosotros andábamos mucho y cuando veíamos una plaza, una fuente, unas escaleras, nos quedabamos mirando y observandolo con detalle, nos parecía que era nuestra recompensa por andar tanto y nos volvimos exigentes y en algunas cosas decíamos:" y para eso tanto paseo".
Hablamos de muchos temas, del teatro, de nuestras familias, de amigos, de los novios, de nosotros. Hubo silencios nada incómodos en los que viajábamos a nuestras fantasias, mientras el camino era largo y el calor apretaba, daba tiempo para todo,para inventarte que eras un romano del siglo primero d.C y que salias del coliseum pero dar una vuelta por el Foro romano. Algunas calles no estaban bien pavimentadas,con esas piedras incomodas para unos pies cansados, pero veías a tanta gente allí, mucho extranjero,poco romano, así que decidimos que era el momento de visitar las cosas menos llamativas, adentrarse en una Roma mas para los italianos.
Quizás los momentos estelares de la visita fue ver de repente el Vaticano,que se te sube una cosa al estomago que no sabes bien que es y una iglesia en Trastevere, que nos abrió el corazón y de repente nos vimos llorando ante un cuarteto de música sacra,y había algo en el ambiente que te llevaba a reflexionar sobre lo mas profundo de tu existencia y todo era emotivo y aquel lugar te daba la bienvenida como un hijo prodigo que vuelve a su casa por fin.
Sin saber por que estábamos en el avión de vuelta a Madrid, no quería irme de allí, sé que Mariola tampoco, dos horas y veinte haciendo repaso a cuatro días intensos de mucha pregunta con alguna respuesta y una idea clara:" Si volvemos a Roma lo primero que haremos será quemar el mapa de la ciudad".

camina y adentrate en lo profundo

Si cambias el Ahora alejas el presente

Si cambias el Ahora alejas el presente
mantenerse en pie

las profundidades del alma

Mi foto
universo, planeta tierra, Spain
Somos del planeta de los sueños imposibles de no realizar
Loading...

Archivo del blog